17 febrero 2006

ET de Atari: La leyenda.



Esto es una pequeña historia sobre el final de una leyenda urbana: ¿Qué pasó con los cartuchos de ET? Primero, situémonos:

En 1982 Atari necesitaba un revulsivo económico que pudiera frenar su crisis ante el hecho de no haber cumplido sus expectativas de crecimiento. Compró la licencia de ET a Spielberg para sacar el videojuego, con la intención de sacarlo en Navidad y con un plazo para los programadores de 6 meses. El juego salió en el plazo previsto, pero como un churro injugable en el que por X o por Y acababas en un hoyo. Como un bug lo solucionaba otro bug, podías salir apretando un botón. Además de los gráficos y otras cositas, el juego solo vendió 900.000 unidades, a pesar de la campaña de publicidad y de haber creado 5 millones de copias que, evidentemente, no se pudieron encasquetar. Fué la mayor pifia de la historia de los videojuegos, y que junto al Pacman de Atari (el juego más deficitario, con más de 5 millones de cartuchos sin vender) supusieron el final de un mito.

La cagada ya estaba hecha, y además llegó la crisis de los videojuegos en 1983. Atari, con muchas penurias económicas que no acabaron hasta que su nombre lo comprase Infogrames (y estamos hablando de 2003), retiró de los almacenes alquilados las copias y las enterró en un vertedero de Alamogordo, Nuevo México, ya que no era la primera vez que se hacía con los excedentes de Atari. Y supuestamente destruyeron los cartuchos, y se les puso losas encima. Y aquí parecía acabar la historia y todos contentos, no? Pues no.

Un grupo de música novel que está en Myspace, Wintergreen, ha lanzado un videoclip en el que muestran como encontraron las copias. Al principio creí que era una coña y parodia de la historia, pero luego pensé que nadie iba a ser tan suicida como para tener sopotocientas copias de este cartucho en su casa. La historia está bien contada y resumida, tratada con mucho cachondeo, y además les ha servido para darse a conocer (si me permiten, la canción me parece buenísima). El grupo comentaría más tarde en una entrevista que llegaron a sacar más de 200 cartuchos y que la información se la dió un conocido de uno de los componentes y que llegó a trabajar en ese momento en Atari. Ya ven, señores: ni cemento armado por encima, ni seguridad ni nada. Porque Atari ya sabía que ET iba a tener interés cero para cualquiera. Sino, miren el final del video. Es una definición rotunda de la diversión de ese cartucho.

6 opiniones:

Atari user dijo...

weno, x lo menos el videoclip no está mal

Chiringui (Trepanador) dijo...

¿Ves como era cierto?

Vascoeslovaco dijo...

Si, ya veo. Lo que pasa es que al principio creía que era un montaje para hacer el videoclip, pero luego he estado mirando y todo liga con lo que he encontrado para hacer este post.

Y gracias por proponer temas!

françois burén dijo...

EL video esta de coña y el grupo suena bien . Yo ya habia oido esa leyenda urbana del juego de ET hace tiempo. Imagino que acabarian reciclando las cajas de los cartuchos y estos mismos para otros juegos.

Brisuón Çafren dijo...

Muy bueno el video y comentario, me he permitido hacer una referencia en el post en el que colaboro, espero no le importe.

Vascoeslovaco dijo...

No, para nada. Muchas gracias!