20 febrero 2006

Starwing: Los comienzos del chip FX

Posiblemente la época dorada de los videojuegos se haya dado en los años 90: el duelo Nintendo vs. Sega, SNES contra la Megadrive. Al haber poseido en mi infancia y juventud (y aun sigo usándola) la SNES, hablaré de uno de los juegos revolucionarios de la 16 bits de Nintendo: el StarWing -aún no sabemos porqué no lo llamaron StarFox como en todo el Mundo-, o más conocido como el primer juego en utilizar el revolucionario chip FX.

Esto si es una portada, y no la versión NTSC.

Cuando Megadrive (y por desgracia, porque SEGA me gustá bastante más que Nintendo) no dejaba de sacar sus locos cacharros como el MegaCD, el 32X, y otras cosas extravagantes, Nintendo se dió cuenta de que seguir su misma estela (con el inefable Super Scope) y para 1993 lanzó varios juegos con un innovador chip que permitía generar gráficos en 3D y mejorar el movimiento en las 2D (como el Yoshi's Island): el SuperFX Chip. Parecía que iba a despertar recelos, ya que el juego era para promocionar el chip FX. Pero afortunadamente, nos encontramos con algo más.

Argonaut, la compañía desarrolladora junto a Nintendo, creó este Shoot em'up que lanzó en Abril de 1993 y que causó furor por aquel entonces. Ac
tualmente, este juego no tendría nada que hacer frente a otros, pero tuvo el riesgo de ser el primero de su género en hacerlo y situándonos en el contexto en que salió es una auténtica delicia, sobretodo por los movimientos del juego, bastante más suaves y definidos que otros en su género como los 2D tradicionales (tipo R-Type) aunque con las limitaciones que conlleva ser el novato en usar el FX. El efecto FX llevó a vender 4 millones de cartuchos por todo el mundo y consolidar una saga y personajes para sagas posteriores. Y por lo visto tienen su historia, pero como en Starwing sólo controlábamos a Fox (que ya por si solo tenía suficiente carisma), pues no nos interesa.


Existe la posibilidad de hacer 3 rutas, y algunos niveles son realmente increíbles para lo que era el momento, como el último de Andross en el que había que dispararle a los ojos para poder vencerle, y el juego era bastante adictivo y divertido. Si por un lado hemos destacado el asombro que uno siente al jugarlo, los principales defectos quizás sean el hecho de no poder controlar a los otros personajes (y que solamente se acuerdan de ti para pedirte ayuda), que ahora me parezca fácil (salvo los 2 últimos jefes), y que la segunda parte no llegase a salir nunca en SNES a pesar de que estaba totalmente acabada con el chip FX2. (Gracias a Dios, existe Internet)

Gracias a este chip y a este juego, podemos jugar a otros como el Stunt Race, Winter Olympic o el Yoshi's Island. Solo por eso, además de por lo entretendido que resulta, solo podemos agradecerselo a los creadores. Y como no, Miyamoto está en el ajo.

1 opiniones:

Chiringui (Trepanador) dijo...

Al lío, yo me pasaba el Starwing, con una vida, cualquier ruta.

Imagina si me gustaba...